sábado, 22 de diciembre de 2007

El Canon por la culata

Los han visto de rodillas
Sentados o de cuclillas
Parados dando lecciones
En todas las posiciones.
(Shakira: ¿Dónde están los ladrones?)


Podría tener su gracia que lo que decidiera las elecciones del 9 de marzo no fuera lo que aquí hemos bautizado como factor E, sino el C de canon. No sé si los que echan cuentas con los votos futuros están oliendo el monumental cabreo que anida entre los millones de potenciales sableados por el derecho de pernada digital. Si yo fuera el estratega electoral del PP, ordenaría a los muñecos parlantes que se dejaran de promover películas de casquería sobre el aborto o de culpar a la negociación del ataque a José Luis Moreno y dirigieran toda la potencia de fuego contra la sisa legalizada que se nos viene encima. Y si fuera el PSOE quien me pagase, mi consejo sería -dejadme que exagere un poco- que calculasen qué ilegalización les saldría más rentable: la de ANV/EHAK o la de la SGAE.

De momento, Teddy Flautista y sus nuevos canarios que quieren sacarnos el alpiste del bolsillo juegan con la ventaja de la falta de organización de las huestes consumidoras, pero con un poco de suerte el frotar se les va a acabar. Esta mañana he leído que la Plataforma Todos Contra el Canon se va a poner un poquito más seria con el asunto. Aunque no critico lo que se ha hecho hasta ahora, he echado en falta unos gramos de acción y creo que va siendo hora de abandonar el catenaccio para empezar a jugar al ataque. Incluso con una Justicia imperfecta (de acuerdo: muuuuy imperfecta) se puede hacer cosquillas a los recaudadores del diezmo fingidamente cultural.

Antes de cederos los trastos de comentar, aprovecho el viaje para invitaros a escuchar mañana dentro de nuestra mesa A Tres Bandas a partir de las nueve al abogado Javier De la Cueva, que lleva años poniendo las peras al cuarto a los malos de esta película. Nos acompañarán, además, Javier Ortiz, Itziar Epalza y Juan Kruz Lakasta. La diversión está asegurada.