viernes, 7 de diciembre de 2007

¿Feria o Azoka?

Zoriona omen datza zoritxarrak ahaztean, besterik ez dut buruan larunbata hastean.
(Alaitz eta Maider: Larunbata hastean)

Si mi calculadora o mis dedos no fallan, la del sábado será la séptima presencia de MQP en la Feria de Durango. Recuerdo la primera como si fuera hoy porque también fue mi estreno en un programa en exteriores de cara al público. En los días previos, un desbocado pavor escénico me había hecho suplicar que apartaran de mi ese cáliz bajo todo tipo de pretextos, entre los que el más consistente era que tal vez daría demasiado el cante hacer radio en castellano en un ambiente ciento por ciento euskaldun. Pero aquello no sirvió, así que me planté bajo la carpa provisional que precedió a la construcción de Landako con mis rodillas trémulas e hice el programa literalmente de perfil y sin atreverme a levantar la vista de la mesa más que a hurtadillas.

Por suerte, hace ya mucho tiempo que no solamente no me asustan los exteriores sino que -si tienen un buen motivo- me hacen disfrutar como un cosaco en una destilería de Smirnoff. Sin embargo, cada año por estas fechas, mis ganas de hacer radio desde un lugar que me estimula y en un ambiente que me encanta se pegan con la duda de si de verdad debemos estar allí. Cuando escribo debemos, me refiero al programa y a la emisora, pero además y especialmente a las publicaciones en una lengua que no es, precisamente, la que estaba en el ánimo de los impulsores de la Azoka.


Pensareis que tiro piedras a mi tejado o que me he pasado tomando infusiones de sectarina, pero ayer por la mañana tuve una sensación extraña escribiendo dedicatorias en euskara -hasta donde llega mi pixka bat- en un libro escrito en castellano... que tal vez le estaba robando espacio a otros que tienen menos oportunidades a lo largo del año.

¿Habrá llegado el momento de replantearse Durango? Me gustaría escuchar, particularmente, la opinión de quienes tratan de navegar en el complicado riachuelo de la edición de libros y discos en este país. No están los tiempos como para hacer barricadas con los principios. Hay, incluso, quien defiende que las publicaciones rentables en español dan vida al mercado euskaldun posibilitando que vean la luz productos que van a ser inevitablemente deficitario.

Os invito a abrir este melón recogido en la huerta de nuestros tabús. Si necesitáis más material antes de lanzaros al vacío, os recomiendo que echéis un vistazo a lo que ha escrito Juan Carlos Latxaga.