lunes, 24 de diciembre de 2007

Olentzero maitea...

Olentzero, buru handia
entendimentuz jantzia,
bart arratsean
edan omen du
bost arroako zahagia
Bai urde tripa handia!


Espero que esta noche, cuando bajes del monte, no te entretengas en las tabernas como otros años y puedas satisfacer, por una vez, los encargos como Kixmi manda. Por si acaso, déjame junto al pedido una hoja de reclamaciones y un email de contacto para ponerte a caldo de perejil en el más que probable caso de que defraudes mis expectativas. Sí: lo digo por las dos corbatas del año pasado y por lo del 30 de diciembre. Me joroba cumplir mi parte del contrato (portarme más o menos bien) y no recibir lo que esperaba o, peor aún, recibir lo que no esperaba.

Ya sé que estás acostumbrado a otro tono en las cartas, pero tienes que comprender que después de años de decepciones por tu desidia o por la de los Magos esos que, encima, siempre vienen tarde, no tenga el cuerpo para florituras versallescas o natilláceas. Me traes lo que te pido y punto. ¿De acuerdo? Empieza por el camión de la basura de Oier (el de la foto) y sigue por la lista que te dejo a continuación, cuidándote muy mucho de que a cada persona le llegue exactamente lo que anoto, pues alguno de ellos gasta unas pulgas aún peores que las mías. Comienzo con las peticiones para mi equipo y sigo con lo que quiero para mis blogantes del alma (perdón si me olvido de alguno). Vete apuntando:

  • Para Ane: una bañada de trufas rellenas de romanticismo juvenil que no sean demasiado dulces, no vaya a ser que debilitemos sus defensas.
  • Para Itsaso: un pottoka prolífero que, como ella misma, no se deje domesticar.
  • Para Domínguez: un exprimidor de tiempo, un atenuador de revoluciones y el Cossío en edición de bolsillo (siendo para él, puede ser tamaño folio).
  • Para Cris: una banda donde pueda ser la solista junto a su guitarra, una tarjeta de aparcamiento en cualquier acera y tabaco suficiente para que pueda fumarlo conmigo. ¡Ah! ¡Y las instrucciones de uso de la cachimba, que la ultima vez aquello sabia sospechosamente a carbón!
  • Para Loreto: una lata gigante de melocotón en almíbar y un vale para que lo cambie por lo que ella quiera.
  • Para la doctora Quecaro: un fonendo que sirva para auscultar los sentimientos.
  • Para Mikel Eztabai: Un geyperman de la legión española, con cornetín y cabra.
  • Para Iturri: Eso que está a punto de conseguir.
  • Para Mikel Azkorra: El ascenso directo del GFS a División de Honor.
  • Para Kanif: la navaja de Occam, que creo que no la tiene en su colección.
  • Para Goyo: una cena compartida con Les Luthiers, Forges y Andrés de Urdaneta.
  • Para Julen: El Manual del pesimista. (Le robas, de paso, todos los libros que tenga de Luis Rojas Marcos)
  • Para Balen: Un viaje en el tiempo a los ochenta en la discoteca Tarántula de Santibáñez de Vidriales.
  • Para Javi: Material para hacer pancartas y la edición facsímil de El Capital.
  • Para Marieta: un camión igual que el de Oier, pero de verdad.
  • Para Iñaki(2): Un ibertren del TAV, dos latas de Cocido Madrileño litoral y una cita a ciegas en Ajuria Enea.
  • Para Iñaki/Furun: Esa casita tan mona que seguro que él sabe.
  • Para Noe: Un pintalabios de un color que no tenga y cien libros en alemán.
  • Para Zuriñe: Más tiempo (o ganas) para que escriba cosas que nos hagan pensar.
  • Para Juan Carlos: El juego de las enmiendas de Mediterránea (juguetes para compartir) y un paquete gigante de Cola Cao.
  • Para Ashet: El calendario ese que él y yo sabemos. No, hombre; con fotos del senador, no...
  • Para Iñaki Murua: Que el Murcia no le vuelva a sacar los colores al Athletic.
  • Para la Espía Jaio: El juego de las sinergias macramentales de la señorita Pepis y un millón de visitantes más.
  • Para Rpinzón: Aquella Spectrum que seguramente le aficionó a los bits.
  • Para Helua: Aún más inconformismo.

Y no te olvides de Itxina, Ietxea, Jon K, Loveof74, Cristian y su psicoanalista, gatomalo, Uge... y tantos y tantos que dan sentido a estas páginas en la (casi) nada. Si me he dejado algún niño o alguna niña sin juguete, reclamad... y perdonadme. A todas y a todos os deseo algo mejor que lo mejor.