sábado, 5 de enero de 2008

Gu eta gutarrak

Bertsoak eta trikitixa ikasi bihotz ala?
Hainbeste ahalegindu bihar naiz
euskalduna izateko?
(Hertzainak: Drogak AEK'n)

No sé para qué nos pasamos la vida pegándonos a cuenta de lo que somos o lo que dejamos de ser, si basta encuestar a 2.900 personas para hacer un daguerrotipo de lo vasco tan creíble o tan increíble como cualquiera de las caricaturas o las mentiras al uso. ¡Bendita ciencia demoscópica, que nos dice lo que ya sabemos y trata de hacernos comulgar con lo que no vemos a nuestro alrededor ni hartos de sidra, bebida que menciono con intenciones ocultas!

Si tenéis un rato tonto -cuatro o cinco horas- podéis ocuparlo echando un vistazo a las 112 páginas de la encuesta vasca sobre la cultura de este país -entiéndase sólo la C.A.V.- que acaba de presentar el gabinete de prospección sociológica de Eusko Jaurlaritza. Buceando entre tablas y tantos por ciento os enterareis de lo poco que nos gusta la bertsolaritza y lo mucho que la apreciamos, de cómo nos mola exactamente lo mismo Fito que Manolo Escobar o de cuánto ensalzan los alaveses la patata y los vizcaínos el chuletón. Claro que el dato definitivo es el que certifica nuestra condición de jatorras irreductibles, pues no nos perdemos por nada las fiestas de nuestro pueblo, las de las ikastolas o cualquiera otra que nos pongan en el calendario, incluidas las navidades, que ahí nos salimos del mapa. En la próxima reforma universitaria tendrían que plantearse que ver ¡Vaya Semanita! fuera convalidable por media docena de asignaturas troncales...

Antes que servidor, Loveof74 se ha tomado el trabajo de hacer un despiece comentado -casi modelo Itsaso- de las jugadas más interesantes del tocho estadístico. Os recomiendo que echéis un vistazo a todo el material, os miréis al espejo y volváis aquí para confesar cómo de vascos os habéis encontrado. Si os sirve de algo, yo he suspendido.