jueves, 21 de febrero de 2008

Egunkaria, cinco años y un día después

Daudenak besteei itxoiten dagoz.
Nor dago bere buruagaz ados?
Egunero ez da berdin ikusten
zer emateko prest zagozen.
(Ken Zazpi: Itxoiten)


Las fechas redondas son un arma de doble filo. Sirven para recordar, pero ayudan a empezar a olvidar. Un minuto después de cumplida la efeméride, los focos se marchan y lo conmemorado se queda a la espera del próximo aniversario.

Egunkaria volvió ayer al reservado de la actualidad. ¿Y hoy? ¿Y mañana? ¿Y pasado? ¿Seremos capaces, como Jabier Muguruza en su columna del domingo, de meternos en la piel de las personas que viven todos y cada uno de los días las consecuencias de la injusticia?