martes, 12 de febrero de 2008

Ongi etorri, Aimar

Nadie como tú para hacerme reír.
Nadie como tú sabe tanto de mí.
Nadie como tú es capaz de compartir
mis penas, mi tristeza, mis ganas de vivir.
Tienes ese don de dar tranquilidad,
de saber escuchar, de envolverme en paz.
(LODVG: Veinte años)

Me vais a permitir un pequeño eco de sociedad: esa ricura que tenéis ahí con los ojos bien abiertos y la boca en postura de reivindicación es Aimar. Su amatxu, mi nena Iratxe Celis, cumplió su promesa y lo alumbró en domingo, mientras se emitía Más Que Palabras. Ella misma le sacó la foto apenas una hora después y me la envió al móvil. En cuanto terminó el programa, salí a escape para comprobar que al natural era aún más bonito y, sobre todo, para ver cómo se reflejaba la felicidad en una de las personas que más quiero en este mundo. Tengo mis motivos: sin Iratxe hoy no existiría todo esto que nos une a través de las ondas o del ciberespacio. Os prometo que no exagero.