martes, 11 de marzo de 2008

Hoy es 11 de marzo

A la sombra de mi sombra
me estoy haciendo un sombrero;
sombrero de largas pajas
que he recogido del suelo.
Lo haré con el ala ancha,
que casi llegue hasta el cielo
pa' muchas veces no ver
las cosas que ver no quiero.

(Manolo Chinato: A la sombra de mi sombra)


He necesitado tres cuartos de hora desde que me he levantado de la cama hasta que he caído en la cuenta de que hoy es 11 de marzo. No sirve como excusa para mi olvido, pero los periódicos digitales que han acompañado mi primer café me han dado muy pocas pistas. Ahí seguían los cuadros, los gráficos y las valoraciones del domingo, en algunos casos, aún más destacados que la emocionante manifestación de ayer en Arrasate o, si pensamos en otro tipo de asuntos que también son actualidad, las consecuencias del temporal. Me ha parecido definitivamente significativo que, cuando por fin he encontrado una referencia al 11-M, la noticia no fuera tanto el aniversario de la matanza terrorista de Madrid como el hecho de que en los actos de conmemoración vayan a aparecer juntos José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy. Como en tantas ocasiones, las víctimas son la excusa, la coartada, los personajes secundarios que necesita cualquier drama para que brillen los protagonistas.


Recuerdo minuto a minuto este día de hace cuatro años y las horas que vinieron después. En medio de la incredulidad, la indignación, el dolor y todos los sentimientos que aún no han sido bautizados pero existen, yo me repetía que algo así era imposible de superar. Obviamente, me equivoqué y, además, por goleada. Ya para el domingo siguiente, día de las elecciones, las 192 personas muertas, las centenares que resultaron heridas y las incontables familias afectadas habían sido bañadas en formol mental, envasadas al vacío y reducidas a la condición de arma arrojadiza, de puro instrumento para conseguir un fin. Ese ha sido su destino hasta hace nada. Ahora que quienes más desvergonzadamente las utilizaron parecen haberlas dado por definitivamente amortizadas, me pregunto qué papel les ha sido asignado. Me temo que únicamente el de efeméride.