viernes, 8 de agosto de 2008

¿Dónde estoy?


¿Quién será el primero o la primera que localice al blogari prófugo? ¿Conseguiréis dar conmigo antes que con el gourmet suizo que se piró a la francesa del restaurante de Ferrán Adriá?


Ahí tenéis la primera pista. No es improbable que hayáis pasado por el pueblo donde está esa ferretería de nombre tan viril. Eso me queda a quince o veinte kilómetros, según elija una ruta de montaña o una un poco más convencional. Para volver al refugio con wifi inestable esta noche, nos hemos marcado una de curvas en la oscuridad. Turismo de aventura.


Mañana, más pistas... y tal vez un poco más de contenido, que me he venido con intención de compartir filosofías estivales con los que echáis el ojo por aquí. Hasta pronto.