viernes, 24 de septiembre de 2010

Anatomía de una gran pifia

La antología de la humillación política tiene desde anteayer un hito -iba a escribir “mojón”, pero la polisemia de tal palabra me frena- difícilmente superable. Relatarían los cronistas deportivos que ni los más viejos del lugar recordaban que un partido de la oposición se permitiera la demasía de hacerle los deberes al Gobierno, dejárselos sobre la mesa y apartarse con gesto torero para que los flashes -"lo importante es la foto", ya saben- inmortalicen al alumno tardo recogiendo el “cum laude” de mérito ajeno.

Lee el resto en el blog de Grupo Noticias