domingo, 19 de septiembre de 2010

José Antonio Ardanza, sin prisa

Fue mucho más que un susto, y José Antonio Ardanza es consciente de ello. “Estaba ya en el otro lado y me trajeron a este”, dice sin el menor atisbo de dramatismo. El infarto que sufrió el pasado 3 de marzo le ha hecho ver que la muerte es una parte de esa vida que ahora aprecia aún con más intensidad. Camino de la recuperación plena, celebra cada día nuevo y se ha propuesto aprovechar hasta el último instante. Su tiempo es más valioso que nunca, y aún así, comparte con nuestros lectores una generosa cantidad de él. Más de dos horas de charla en zig-zag -y sin la urgencia del titular efímero- por la pequeña y la gran historia de la que el lehendakari y presidente de Euskaltel ha sido, además de testigo de primera fila, protagonista. Una conversación para leer sin prisa.

Lee la entrevista completa