sábado, 12 de febrero de 2011

Bono y Obiang, tanto en común...

Los dictadores pasan por otra ventanilla. Da lo mismo si hay continuidad (menuda chorrada, por cierto, Herr Rubalcaba) o si ni hartos de grifa van a arrepentirse, condenar o siquiera lamentar los crímenes cometidos con sus propias manos, que en el caso del guineano Teodoro Obiang Nguema Mbasogo son bastante más que los novecientos de ETA. Pelillos a la mar, si al fin y al cabo, "es muchísimo más lo que nos une que lo que nos separa", según confesión del demócrata José Bono. Lo sospechábamos.

Muy ilustrativa, la excursión bajo pabellón del parlamento español. PNV, IU, y ERC han tenido la decencia de descolgarse. El PP ha mandado a su denunciador de tiranos -menudo rostro- Gustavo de Arístegui, y CiU está representada por Durán i Lleida, que siempre tiene una vela para Dios y otra para el diablo... o la misma, con una mecha por cada lado. El rey de España, que anda con un problema de pelotas, según el cotilla de lo rosa Peñafiel, no ha podido ir en persona, pero le ha dado un mensaje al palafranero Bono para que se lo entregue en mano al sátrapa. Aquí nadie disimula.