domingo, 24 de marzo de 2013

Equiparar


Antonio Basagoiti lee nombres de víctimas de ETA en el parlamento de Gasteiz. Se supone que no hay ausencias, aunque ABC, siempre al quite, encabeza la lista de su portada chillona con Begoña Urroz, que no mencionó —¿por qué?— el presidente del PP vasco. Ilustrativo, empeñarse en buscar una controversia donde no la hay: está suficientemente documentado que la inclusión es un intento de manipular la realidad a beneficio de parte. Como si alguien necesitara que la relación la encabezara un bebé. Luego, claro, hablan de principios éticos.

Más que el de Begoña, salta a la vista el tercer nombre de la portada, segundo de la lectura de Basagoiti: Melitón Manzanas, un torturador desalmado sin matices. Nos escupen a la cara una y otra vez que no hay que equiparar a las víctimas, pero luego no hay el menor empacho en poner en el mismo saco al sádico Manzanas y, por citar solo a uno de los cientos de inocentes asesinados por ETA, a Isaías Carrasco. Estos días no dejo de pronunciar una palabra: impostura.